Prevenir los riesgos de la soldadura: qué debes saber

La especialización en las operaciones de soldadura ha conllevado su posicionamiento como uno de los procesos de adhesión de piezas más estandarizados hoy día. La óptima formación y preparación del capital humano se une a unas herramientas de soldadura cada vez más perfeccionadas, aprovechando las ventajas que aportan los progresos de la tecnología. De este modo, la eficiencia de los trabajos se encuentra muy potenciada. Sin embargo, no hay que perder de vista los riesgos de la soldadura, ya que cualquier error podría ir en contra de garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores. ¿Qué componentes debes tener en cuenta?

Riesgos de la soldadura según el tipo

Uno de los principales factores de riesgo en la soldadura se vincula con la relación entre el tipo de soldadura y los materiales empleados en ella. Por ejemplo, en la soldadura MMA (de arco eléctrico) el metal derretido ejerce de unión para la pieza, para lo que resulta clave el uso de un revestimiento que elimine la inhalación de humos y gases tóxicos. Además, habrá que tener especial cuidado con los contactos y descargas eléctricas así como con las posibles partículas que puedan salpicar del arco y de las piezas. Dicho hándicap lo podríamos minimizar con el uso de equipos de soldaduras con una tensión de seguridad adecuada.

Por otro lado, de la soldadura MIG (Metal Inert Gas, para trabajos de aluminio) y de la soldadura MAG (Metal Active Gas, para aleaciones sobre aceros) también emergen consideraciones sobre la prevención.

El uso de gases protectores, como el argón, el dióxido de carbono y el helio, contribuyen a que el proceso de soldadura se lleve a cabo de manera mucho más segura. Además, para reducir los riesgos eléctricos y de emisión de humos o gases tóxicos, la labor debe realizarse en un contexto sin humedad. Y con un sistema de extracción de humos en perfectas condiciones.

Equipos de protección individual para prevenir los riesgos de la soldadura

La realización de las operaciones de soldadura implica que el operario deba usar un equipo de trabajo que le permita salvaguardar su integridad durante las diversas labores que deba realizar. La camisa o chaqueta y el pantalón, mucho mejor si se unifican en una sola pieza. Tienen que estar fabricados, al igual que el delantal o mandil, con materiales que soporten algún enganchón o tirón. De este modo, se pretende que no se desgarren y sigan dando protección. Por otro lado, los guantes, los zapatos o botas y las polainas preservarán tus extremidades si cuentan con un buen sistema de cierre. Y una alta resistencia a salpicaduras de metal fundido y a perforaciones.

Unido a todo lo anterior, existen una serie de accesorios que potencian la seguridad del soldador. Por ejemplo, la pantalla protectora de soldadura, las gafas y los protectores auditivos. Entre otros se consideran elementos de grandes prestaciones. En función del tipo de trabajo y de las características de tu lugar de trabajo, elige aquellos que se amolden a tus necesidades. Y de esta forma garantizar unos estándares de seguridad adecuados durante el proceso de soldadura.

Toda prevención sobre riesgos laborales resulta poca. En Euroweld, con una dilatada experiencia en el sector, estamos encantados de ayudarte con tu empresa. Si necesitas más información sobre cómo realizar soldaduras con plena seguridad o tienes dudas sobre cualquier otro aspecto, contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso. ¡No te lo pienses!

 

Compartir:
0 comments on Prevenir los riesgos de la soldadura: qué debes saber

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *